Lo anunció Lacalle Pou a la vez que explicó que “es una decisión difícil para nosotros, pero los elementos son contundentes”.

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou informó ayer que las fronteras uruguayas estarán “básicamente cerradas” durante el verano, en el marco de la pandemia por corona virus que tiene como epicentro a Latinoamérica.

“A raíz de informes que hemos tenido, va a ser un verano restringido. Es una decisión difícil para nosotros, pero los elementos son contundentes”, expresó el mandatario a la vez que  reconoció que “la pérdida de ingresos va a ser importante”.

Si bien Uruguay actualmente registra 444 personas que cursan la enfermedad, en los últimos días registró una escalada de contagios. Ayer reportó 38 nuevos infectados, mientras que el miércoles fueron 61.

De esta forma, el país vecino acumula 2.700 contagios y 53 muertes desde el inicio de la pandemia.

Sin embargo, tanto Lacalle Pou como el ministro de Salúd Pública, Daniel Salinas, aseguraron que la situación está “lejos de estar fuera de control”. “Estamos lejos de decir que se ha perdido el hilo epidemiológico”, expresó Salinas aunque advirtió sobre una “sensación irreal de seguridad” respecto al COVID-19.