El gobernador blanqueó su apoyo al presidente electo Javier Milei.

El “Encuentro con empresarios”, realizado este jueves en la sede de la Bolsa de Comercio,

El gobernador Juan Schiaretti manifestó ayer su respaldo al presidente electo; Javier Milei, y advirtió que la posibilidad de “dejar atrás al kirchnerismo dependerá de la gobernabilidad que demos al nuevo presidente”.

Asimismo, coincidió con el líder de La Libertad Avanza (LLA) sobre que el déficit fiscal es el principal problema a resolver a la vez que minimizó el anuncio sobre el cierre de la obra pública: “ya están paradas”.

Además, cuestionó el juicio político a la Corte: “Le debemos que no tengamos una Cristina eterna”.

Respecto a la situación de la Provincia, Schiaretti destacó que “en estos ocho años consolidados Córdoba tuvo un ahorro corriente, una diferencia entre los ingresos netos y los egresos corrientes, que incluyen los intereses de la deuda, del orden de los 7.489 millones de dólares. O sea, el ahorro corriente resultado operativo positivo del estado provincial fue del 17,8% de los ingresos netos”.

En este sentido, afirmó que el ahorro se debe a que la provincia “no tiene empleados públicos a mansalva”.

El mandatario opinó que los Ingresos Brutos “es un mal impuesto, que hay que eliminar” y destacó que “fuimos la provincia que más redujo impuestos”, enfatizó.

 “En Córdoba tenemos un Estado presente, que prefiere siempre subsidiar el empleo y no el desempleo, que siempre está para apoyar al sector privado que genera empleo genuino, pero no descuida sus funciones, y tiene la mano solidaria a quienes lo necesitan”, remarcó.

Sin embargo, aclaró que el aumento del gasto social se incrementó “muchísimo en el 2022 y en el 2023, porque es cuando la crisis más golpeó a toda la familia argentina y Córdoba no es una isla”.

Y agregó: “Lo que se mide de un Estado no es la cantidad de empleo público que tiene, sino la eficiencia y si está presente a la hora que lo necesita su sociedad”.

Y agregó: “Cuando escucho que hablan de que paran las obras públicas, ¡si la obra pública está parada! Desde hace meses la autopista de San Francisco está parada y es una vergüenza”.

Schiaretti reprochó que la Nación “no solo no ha hecho obra en Córdoba, sino que las tiene interrumpidas, y lo saben muy bien los empresarios de la construcción. Nuestro plan de obra pública lo hicimos con el esfuerzo y la voluntad de los cordobeses sin que el gobierno nacional nos acompañe”.

Por otra parte, crítico al ex presidente Néstor Kirchner: “Únicamente a Kirchner se le puede haber ocurrido, por hacerse el que haría la patria soberana, cancelar una deuda de 3% con el Fondo Monetario y tomar otras al 15% con (Hugo) Chávez”.

“Como él quería ser el que era el campeón del antiimperialismo, pero era un gran feudal, canceló anticipadamente, y esas cosas que desafían el sentido común son por las que la sociedad argentina está harta y votó como votó”, cuestionó.

Y añadió: “No hay que tener déficit fiscal, no tener un Estado grande, pero sí tener un Estado presente”.

Además, el gobernador se reivindicó peronista y aseguró que forma parte “del peronismo que nunca se dejó colonizar por el kirchnerismo”.

“Me voy también con la alegría de haber sido un gobernador que estuvo al lado de su gente para evitar que nos pusieran de rodillas los cordobeses y lo evitan. Y ahora depende de que si nosotros le damos gobernabilidad al nuevo presidente la Argentina deje atrás este ciclo del kinerismo”, afirmó.

“Depende también desde el punto de vista político partidario si los peronistas somos capaces de construir un peronismo federal, democrático, republicano, un peronismo moderno para que el kirchnerismo no vuelva más a someternos como lo hizo estos 20 añosNno soy quien para decirle al nuevo presidente Javier Milet qué es lo que tiene que hacer, qué funcionario tiene que nombrar, si digo que nosotros queremos que le vaya bien y estamos para ayudar”, sostuvo el mandatario.