La medida fue dispuesta por decreto presidencia y rige hasta el 16 de agosto.

El Gobierno decretó ayer la prohibición de los «eventos sociales o familiares» en todo el país hasta el 16 de agosto próximo, en el marco de las medidas de aislamiento social dispuestas para frenar los contagios de coronavirus.

La medida fue incluida en el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 641, por el cual el Poder Ejecutivo dispuso la renovación del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (Aspo) y el distanciamiento social, preventivo y obligatorio (según corresponda en cada distrito) desde el 3 de agosto hasta el 16 del mismo mes.

La resolución precisa que el «objeto de proteger la salud pública, lo que constituye una obligación indelegable del Estado nacional en el marco de la declaración de pandemia emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con fecha 11 de marzo de 2020, y de la emergencia pública en materia sanitaria ampliada por el Decreto N° 260/20 y su modificatorio, y en atención a la situación epidemiológica existente en las distintas regiones del país con relación al Covid-19».

El texto detalla que el distanciamiento social fue dispuesto en los «aglomerados urbanos, departamentos o partidos» de provincias que cumplan las condiciones de «no estar definidos por la autoridad sanitaria nacional como aquellos que poseen ‘transmisión comunitaria’ sostenida del virus», además de que «el tiempo de duplicación de casos confirmados no debe ser inferior a 15 días».

El texto remarca que en la zona con distanciamiento quedan prohibidos los «eventos culturales, recreativos y religiosos en espacios públicos o privados con concurrencia mayor a 10 personas», además de los «eventos sociales o familiares en espacios cerrados y en los domicilios de las personas, en todos los casos y cualquiera sea el número de concurrentes, salvo el grupo conviviente».

La medida establece que quien incumpla la medida «deberá ser denunciada por la autoridad interviniente a fin de que la autoridad competente determine si se cometieron los delitos previstos en los artículos 205 y 239 del Código Penal».

También está prohibida la «práctica de cualquier deporte donde participen más de 10 personas o que no permita mantener el distanciamiento mínimo de 2 metros entre los participantes», al igual que los cines, teatros, clubes y centros culturales.

En tanto, para las zonas alcanzadas por el Aspo, queda prohibido también el «dictado de clases presenciales en todos los niveles y todas las modalidades», además de «eventos públicos y privados, sociales, culturales, recreativos, deportivos, religiosos y de cualquier otra índole que impliquen la concurrencia de personas», y «centros comerciales, cines, teatros, centros culturales, bibliotecas, museos, restaurantes, bares, gimnasios y clubes».

La medida había sido anticipada por la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, quien por la mañana explicó que ante el aumento «importante» de casos de Covid-19 en las provincias que pasaron del Aspo al Dispo, «hasta el 16 de agosto, se van a suspender las reuniones sociales en todo el territorio nacional».

La funcionaria explicó que el objetivo es poder controlar los lugares donde se producen los «brotes» y para que no se «minimice la posibilidad» de que eso también ocurra en los lugares sin contagios.

«El riesgo aumenta en las reuniones sociales, tanto en los lugares donde está autorizado hacerlas, como donde no está autorizado y se realizan igual», señaló Vizzotti.