Algunos pobladores dejaron sus viviendas en barrio Las Gemelas, mientras bomberos protegen el sector con autobombas y camiones cisternas. Las primeras lluvias trajeron alivio a la región.

La rotación del intenso viento sur en el norte de Punilla provocó que el incendio, que hace días se desarrolló en Capilla del Monte y luego avanzó hacia La Cumbre y Los Cocos, retornara a la misma ciudad en donde se originó.

Frente a esa situación, “estamos protegiendo el ingreso a barrio Las Gemelas, en Capilla,  con autobombas y camiones cisternas a los fines que el fuego no avance hacia ese sector. Junto al intendente y personal policial, estamos alertando a los vecinos para que estén atentos, mientras algunas personas se están autoevacuando”, aseguró el secretario de Gestión de Riesgo Climático, Catástrofes y Protección Civil, Claudio Vignetta.

Por otra parte, bomberos también continuaban trabajando en la zona de La Granja a donde llegó uno de los brazos del incendio de Punilla y en otro foco ubicado en el norte provincial sobre el departamento Río Seco.

En todos estos sitios, colaboraron aviones hidrantes y un helicóptero de la provincia haciendo Bambi bucket. Todos los demás incendios están contenidos.

Pasado el mediodía de ayer pobladores de un sector de Los Cocos debieron abandonar sus hogares debido al intenso humo que cubrió toda la zona. Además, se trabajó arduamente en la zona de la aerosilla, en el predio Los Cocos Park, en la reserva de los monos Carayá, y en los vecindarios de Cruz Grande y Cruz Chica.

En todos los sectores siniestrados se despliegan 270 bomberos voluntarios, brigadistas de Nación, personal del Plan Provincial de Manejo del Fuego, de Defensa Civil, de la Secretaría de Gestión de Riesgo Climático, Catástrofes y Protección Civil, y efectivos de la Policía de Córdoba.