En el caso de recuperarse la persona «produce una serie de anticuerpos que quedan en la médula, en distintos linfocitos y demás, esto es denominado recuerdo inmunológico», explicó el infectólogo, en base a numerosos estudios sobre los efectos de la inoculación.

El infectólogo Hugo Pizzi aseguró ayer que las personas que se recuperaron del coronavirus y son vacunadas tienen “inmunidad permanente”.

En declaraciones radiales, el especialista afirmó: “Se infiere que la persona que padeció la enfermedad por covid-19, si es vacunada después de su recuperación, cuando ya está estable, armónica y generó anticuerpos, y hay muchos estudios que lo avalan, queda con inmunidad permanente”.

En este sentido, explicó que “cuando una persona se enferma, lo que ingresa al organismo son millones y millones de partículas del virus entero” que, en caso de no causar la muerte del paciente, la persona «produce una serie de anticuerpos que quedan en la médula, en distintos linfocitos y demás, esto es denominado recuerdo inmunológico».

«Cuando a esa persona se la vacuna, se le aplica un fragmento, un trocito del virus, la ‘coronita’ o proteína S, y ahí el organismo pega un salto, reafirma el recuerdo inmunológico y los famosos linfocitos quedan siempre presos para identificar a ese mismo virus en el momento que sea, por siempre”, precisó Pizzi y señaló que «lo que queda en el cuerpo es un recuerdo inmunológico y eso se reafirma cuando se vacuna”.

Por otra parte, el especialista destacó que «se hicieron investigaciones sobre la vacuna rusa y se llegó a la conclusión de que cuando se vacuna con una sola dosis de Sputnik V, y se evalúa la cantidad de anticuerpos que producen esas personas, esa población está protegida hasta en un 85 por ciento», y con la segunda dosis, “se llega al 99,56 por ciento de la cobertura”.

Al ser consultado sobre los posibles efectos adversos de la vacunación, el infectólogo aseguró que no hay “detalles de efectos indeseables”. “¿Se ha muerto alguien vacunado? De los que conozco, son dos, y las dos personas eran casos que no habían llegado a tener la inmunidad, pero además tenían problemas previos de salud, como diabetes, cardiopatías”, detalló.

Finalmente, Pizzi remarcó que “estar vacunados genera una tranquilidad importante”. “Cuando en septiembre 2020, muchas encuestas decían no a vacunarse. Ahora el 90% dice sí a vacunarse, el tema es cuando le preguntan si se vacunaría con cualquiera. Y ahí ya tienen sus cuidados. Siempre defendí la vacuna rusa”, destacó.