El titular de la UEPC se refirió así a los dichos del ministro Gahovac, quien estimó que el 15 de julio se podría iniciar nuevamente las clases. «Hay cuestiones gremiales a resolver antes del regreso» a las aulas, aclaró.

El Secretario General de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) afirmó ayer que «es difícil que empiecen las clases en julio», tal como lo había anticipado el ministro de Educación de la Provincia, Walter Grahovac.

“Es difícil que esa afirmación se vuelva realidad”, dijo el sindicalista descartando la posibilidad de que durante la segunda quincena de julio se retomes las clases presenciales.

A través de un comunicado emitido por el gremio docente, Monserrat remarcó que “desde nuestra organización de ninguna manera vamos a avalar el retorno a las aulas si el mismo pone en riesgo la salud de las y los compañeros” al recordar que el Ministro de Salud nacional, Ginés González, anticipó que se espera el pico de contagios del COVID 19 para la última semana de junio y primera de julio.

Asimismo, la UEPC recordó que la CTERA ha acordado con el Ministerio de Educación nacional que el retorno a las aulas debe ser acordado con los trabajadores y destacó que las escuelas no se encuentran en condiciones edilicias ni con las adaptaciones necesarias para los nuevos formatos de asistencia escolar.

Además, el gremio subrayó que «los docentes cordobeses nos encontramos en el medio de un conflicto gremial y previsional, fruto del ajuste jubilatorio del Gobernador que nos ha condenado al peor régimen jubilatorio docente del país. Por ello resulta paradójico que se proponga el retorno a las aulas sin mas, simulando una situación sin conflicto y de respeto de nuestros derechos laborales y previsionales fundamentales».

Finalmente, el parte aclara que «cualquier intento de retorno a las clases debe prever el respeto al receso escolar de invierno tanto para docentes como para estudiantes, tras este periodo de virtualidad que ha sido enormemente desgastante para las y los trabajadores».