El DT de Gimnasia y Esgrima se retiró de la clínica de Olivos y continuará tratándose en una casa de Nordelta.

Diego Armando Maradona recibió ayer el alta clínica tras ser operado el 3 de noviembre pasado de un hematoma subdural y continuará con un tratamiento ambulatorio en una casa ubicada en un barrio cerrado de Nordelta.

De esta forma, el director técnico de Gimnasia y Esgrima de la Plata se retiró de la Clínica Olivos minutos antes de las 18 en una ambulancia y fue trasladado a una vivienda del barrio cerrado Villanueva.

Cabe aclarar que Maradona recibió el alta clínica, pero no médica, ya que continúa cursando el «cuadro de abstinencia» por su adicción al alcohol.

Al respecto, el abogado del ex futbolista, Matías Morla, explicó que «Diego pasó el momento más duro de su vida. Fue un milagro detectar el derrame que le pudo quitar la vida y eso se dio debido a la gran intervención de su médico Leopoldo Luque, quien ya había visto el edema en septiembre pasado».

Cabe recordar que el lunes 2 de este mes, el DT fue internado en la clínica Ipensa, de La Plata, pero fue trasladado a la clínica Olivos debido a que no andaba el aparato para realizarle una tomografía computada.

Al día siguiente, Diego fue operado para extraer un hematoma subdural, intervención que se extendió por espacio de 55 minutos y fue considerada «exitosa».

Sin embargo, se resolvió que «va a seguir internado varios días más» debido a que padecía «un cuadro de abstinencia».