Tras ser intervenido para extraerle un pólipo del intestino grueso, el ex presidente alentó a los argentinos a «hacerse chequeos de prevención» y retomar los «tratamientos necesarios».

El expresidente Mauricio Macri pidió ayer a los argentinos que «a pesar de esta cuarentena eterna» no se dejen «llevar por el miedo» y alentó a la población a «hacerse chequeos de prevención» y retomar los «tratamientos necesarios».

Luego de ser intervenido por un pólipo en el intestino, el líder opositor utilizó su cuenta de Twitter para agradecer » al sanatorio y al equipo médico que me acompañó hoy durante mi intervención. Gracias también a todos por sus buenos deseos y cariño. Estoy muy bien, recuperándome».

Y agregó: «Quiero aprovechar el día de hoy para alentar a todos a que vuelvan a hacerse chequeos de prevención y retomen los tratamientos necesarios. Que cada uno cuide su salud, su propia vida y la de sus familias. A pesar de esta cuarentena eterna no nos dejemos llevar por el miedo».

Macri fue sometido el martes a una intervención quirúrgica en la que le extrajeron un pólipo del intestino grueso en el Sanatorio Otamendi.

Tras la intervención, el médico del expresidente, Pedro Farraina, dijo a la prensa que el estado de salud del paciente «es muy bueno» y destacó que «gracias a la experiencia del equipo de endoscopía se pudo hacer las resección de ese tumor benigno, en forma completa, lo cual nos deja muy tranquilos» a la vez que sostuvo que «las expectativas son muy buenas».

«Ese pólipo fue diagnosticado en un estudio de rutina que él se suele hacer por colonoscopía», agregó el médico a la vez que detalló que «en este caso la conformación era plana, estaba ubicado en un lugar muy difícil para su extirpación».

Finalmente, el médico precisó que «la lesión estaba en la primera porción del intestino grueso, que se denomina ciego» y sostuvo que el pólipo «era de aproximadamente unos 4 centímetros».