Según la CAME, en lo que va del año el declive acumulado es de 24,3% anual.

Las cantidades vendidas por los comercios minoristas pyme tuvieron un retroceso de 6,7% anual en noviembre, mientras que en lo que va del año suma una baja anual de 24,3%, informó ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Según el relevamiento, el rubro Alimentos y bebidas solo se achicó un 1,2%, mientras que Relojería, joyerías y bijouterie se redujo 17,6% anual. La tasa de caída no es mayor, porque se está comparando contra un mes de fuerte desplome anual, como fue noviembre del año pasado (-9%).

La entidad explicó que «la mayor dificultad en el mes, la tuvieron aquellos sectores con faltantes de mercadería, pero sobre fin de mes se habría comenzado a normalizarse el abastecimiento».

El 57% de los comercios relevados manifestó haber tenido problemas para el suministro de mercadería, lo que demoró ventas. La principal causa mencionada es que los proveedores no tienen productos. Pero los negocios encuestados también indicaron que en muchos casos los distribuidores sí tienen la mercadería, pero como no tienen precio, prefieren no vender.

En Farmacias, las ventas disminuyeron 1,3% anual, mientras que en Perfumería y cosmética, la baja fue de 10,2% anual, explicada por la menor demanda de productos importados.

En cuanto a la encuesta cualitativa, el 45% de los comercios cree que en los próximos tres meses las ventas aumentarán en la comparación anual.

El segundo rubro de mayor declive en el mes fue Calzados y Marroquinería (-15,3%), cumpliendo tres años consecutivos de caídas anuales.

En Indumentaria, el descenso fue de 11,3% anual, medido en cantidades.

En Ropa y artículos deportivos, las ventas declinaron 4,1% anual (siempre hablando de la tasa de variación promedio anual en cantidades informada por los comercios). Este ramo se mantiene relativamente activo, especialmente en productos como bicicletas, patines, o equipos para hacer gimnasia en el hogar.