Según la CAME, en los primeros siete meses del año, el sector acumula un descenso anual de 22,2%.

La producción de las Pymes Industriales cayó en julio 13,6 por ciento interanual, mientras que en los primeros siete meses del año acumula una baja del 22,2 por ciento, informó ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes de todo el país, la cual reveló que el Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) se ubicó en 63,4 puntos en julio.

«El levantamiento de la cuarentena, en prácticamente la totalidad de los rubros del área, impulsó la reducción en la tasa de declive anual del sector manufacturero. De todos modos, se continúa trabajando con bajos niveles de uso de su capacidad instalada», destacó la entidad.

Según el relevamiento, las firmas con más de 50 empleados cayeron 7,5 por ciento anual mientras las que tienen menos de 50 empleados declinaron 14,2 por ciento.

En la comparación anual, el menor declive ocurrió en Productos electrónicos e Informática, con un retroceso interanual de 7,8 por ciento, mientras que en Alimentos y bebidas la baja anual fue de 8,8 por ciento.

Otros sectores continuaron con caídas muy profundas como Calzado y marroquinería (44,5%), e Indumentaria y Textil con una disminución de 34,2 por ciento y Material de transporte, 10 por ciento.

Por otra parte, la CAME informó que en julio el uso de la capacidad instalada de la industria pyme subió a 58,3 por ciento, desde el 52,9 por ciento de junio y el 47,4 por ciento de mayo.

En cuanto a los niveles de rentabilidad, para el 27 por ciento de las empresas fue negativo, con una importante mejora frente a junio. A su vez, otro 36 por ciento mantuvo rentabilidad positiva, y 32% nula. Un 5 por ciento se abstuvo de contestar.

Como datos positivos, sólo 11 por ciento de las firmas espera que la producción continúe bajando en los próximos meses, mientras que 27 por ciento espera aumentos.