Según el informe de la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema, revela que el año pasado se registraron 287 víctimas por violencia machista: 251 de femicidio directo y 36 de femicidio vinculado.

Durante todo el 2020, hubo en Argentina 287 víctimas letales de violencia de género, de los cuales 251 fueron víctimas directas y, al menos, 36 vinculadas, según el Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina elaborado por la Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Estas cifras equivalen a un promedio de 1 femicidio directo cada 35 horas.

La OM informó que del total de víctimas, 244 eran mujeres y 6 eran mujeres trans/travesti, mientras que para la víctima restante no se ha podido establecer si se trataba de una mujer o de una mujer trans/travesti porque el cuerpo se encontraba carbonizado, aunque sí se notificó que era mujer.

En el 84 % de los casos, la víctima conocía al sujeto, que en el 59 % era pareja o expareja, y en el 48 % convivían. Del total, 24 eran niñas o adolescentes y el 11 % tenía 60 años o más, mientras que más de 1 de cada 4 víctimas tenía entre 35 y 44 años (26%).

Asimismo, el análisis detalla que al menos 5 de las víctimas eran personas con discapacidad, 6 estaban embarazadas, 20 eran migrantes internacionales, 13 estaban en situación de prostitución, 2 eran indígenas o descendientes de pueblos originarios o indígenas y 5 estaban en situación de calle. Al menos 27 se encontraban desaparecidas o extraviadas. Sobre el total de las víctimas de femicidio directo informadas, había al menos 216 niños, niñas y adolescentes que estaban a cargo de ellas.

El registro identificó también que los domingos del año 2020 fueron los días que se cometieron más femicidios y que la mayoría de los casos (56 %) sucedieron entre la noche y la madrugada.

A diferencia de otros años, abril fue el mes pico con 27 casos, aunque la cantidad total de casos se mantuvo estable entre 2019 y 2020. Por otro lado, se registraron 20 femicidios directos múltiples.

El 63 % de los casos ocurrió en la vivienda de la víctima, mientras que al menos 14 personas contaban con medidas de protección vigentes al momento del hecho. En el 32 % de los casos, el medio comisivo del femicidio fue la fuerza física, en el 26 %, armas blancas y en el 18 % se trató de armas de fuego.

El informe revela que se identificó al 96 % de los sujetos activos, de los cuales, al 31 de diciembre de 2020, el 17 % falleció (15 % por suicidio), el 68 % estaba privado de la libertad con causas en trámite o condena, el 8 % se encontraba en libertad y el restante 3 % se encontraba en otras situaciones o no se contaba con datos.

De acuerdo con el informe de la Oficina de la Mujer, de la Corte, siete provincias tuvieron una tasa mayor que el promedio nacional: Jujuy (2,82); Tucumán (2,10); Chaco (1,97); Salta (1,53); Misiones (1,43); Santa Fe (1,38); y Corrientes (1,23). Aunque en algunas de ellas sucedieron pocos casos, el número es alto porque en la población de esos distritos hay menos mujeres.

En números absolutos, el año pasado el 37 por ciento de los femicidios directos de Argentina ocurrieron en la provincia de Buenos Aires, seguido por el 10 por ciento de los casos en la provincia de Santa Fe, ambas con una amplia población femenina.