El golfista llegó desde Brasil a Puerto Iguazú y mañana llegaría a Córdoba, donde debe enfrentar numerosas causas por violencia de género.

El golfista Ángel «Pato» Cabrera llegó ayer a la Argentina en el marco de la extradición solicitada por la justicia cordobesa, en el marco de una serie de causas por violencia de género.

En medio de un gran operativo de seguridad, el deportista fue llevado a Foz de Iguazú -Brasil- para ingresar luego a territorio argentino por Puerto Iguazú, mientras que se estima que llegará a Córdoba mañana, donde será trasladado a la cárcel de Bouwer.

Cabe recordar que Cabrera había viajado en un avión privado, en julio pasado a Carolina del Norte, Estados Unidos, para participar de un torneo de golf pese a que debía enfrentar un proceso judicial. Al momento de ser citado, el golfista alegó que no podía regresar debido a las restricciones aplicadas por la pandemia de coronavirus.

Como al momento de viajar Cabrera no había pedido autorización para salir del país, fue declarado en rebeldía y el fiscal del primer turno de Violencia Familiar, Cristian Griffi, pidió su captura internacional.

Finalmente, el acusado fue detenido el 14 de enero en Brasil y debe enfrentar dos causas unificadas de violencia de género, una elevada a juicio por la fiscal de Villa Carlos Paz.

Cabrera está acusado de «lesiones leves calificadas», con hurto y amenazas incluidas y desobediencia reiterada a la autoridad, además de violar la restricción impuesta.