La CAME destacó que este año hubo más encuentros familiares que el anterior, lo que benefició a la venta. El ticket promedio de este año se ubicó en $2.470, un 76,6% por encima del año pasado.

Las ventas por el Día del Padre 2021 crecieron 35,8% frente al año pasado, medidas a precios constantes, aunque se ubicaron 21,5% por debajo de la misma fecha de 2019, informó ayer la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

El informe precisa que todos los rubros tuvieron subas importantes, pero «los bajos niveles de consumo quedaron visibles al comparar contra dos años atrás, el último Día del Padre antes de la pandemia».

«La falta de efectivo fue uno de los factores que incidieron en las demoras hasta último momento a la hora de salir a comprar. Las familias fueron además muy prudentes al momento de usar las tarjetas de crédito», sostiene el relevamiento.

Aun así, el 70% de los comercios consultados declaró que, en mayor o menor medida, la fecha ayudó a reactivar el consumo. A su vez, el 62% de los empresarios de la muestra señalaron que las ventas estuvieron dentro de los niveles esperado o los superaron, aunque en general las expectativas eran muy modestas.

El ticket promedio de este año se ubicó en $2.470, un 76,6% por encima del año pasado. Los clientes fueron con más decisión que otras épocas tanto en “qué” comprar como en “cuánto” gastar. Un factor que incidió en el fuerte incremento del ticket promedio fueron los precios de la indumentaria y ropa deportiva, que es lo que más se regala y la cual subió 71% en un año.

Con muchas ofertas y promociones tanto de los comercios como de los bancos, las ventas del Día del Padre repuntaron 35,8% frente al año pasado. Aunque ese impulso no alcanzó para recuperar los niveles pre-pandemia y se vendió 21,5% menos que en el Día del Padre 2019. En todos los casos las medidas se tomaron midiendo variaciones en facturación y deflactando luego por la inflación anual de cada rubro acumulada a mayo 2021 según INDEC.

En la comparación anual, los 10 grandes rubros relevados este año finalizaron la fecha con subas anuales importantes. Y si se compara frente a 2019, 9 de los 10 rubros tuvieron caídas.

La mayor suba anual ocurrió en Calzado y marroquinería (+62,9%), que explica el 9,5% de la venta de la fecha. Esa suba era de esperar habiendo sido uno de los rubros de mayor caída anual el año pasado. De todos modos, frente a 2019 se vendió 29% menos. El calzado es un producto que no se está comprando demasiado, especialmente el calzado formal, dadas las menores salidas de los hombres, tanto en lo que es recreación como trabajo y reuniones. Muchos locales agregaron pantuflas a su canasta de artículos, que se vendieron muy bien.

Indumentaria, que sin incluir la ropa deportiva explica 18,5% de la venta de la fecha, subió 50,3% en la comparación anual (siempre comparando a precios constantes). Pero a pesar del aumento, las tiendas consultadas señalaron estar por debajo de 2019 en cuanto a niveles de ventas. En promedio, esa brecha fue de 22,9%. Un factor que ayudó a repuntar este rubro, fue la llegada repentina del frío, que volcó a las familias a comprar buzos, camperas, camisas, remeras de manga largas, como así también gorros, guantes y bufandas. El ticket promedio en indumentaria fue de $3.128.

En Computación, celulares y productos electrónicos, un sector con cada vez más peso en las elecciones del Día del Padre, las ventas subieron 39,6% anual, pero bajaron 24,2% comparadas con 2019. En la comparación con los niveles pre-pandemia, incidió el costo de esos productos, porque la gente buscó cosas más económicas. También la poca variedad de opciones, en un mercado donde hace tiempo se viene notando faltantes de productos, fue un limitante. El 20% del expendio se concentró en esos productos, con un ticket promedio de $4.720.

En el caso de Vinos y licores, con un aumento más modesto, de 26,1% frente a la misma celebración del 2020, los comercios pymes compitieron con los grandes supermercados. Frente a 2019 se vendió 14,5% menos. En general, al ser un rubro que ofrece una variedad amplia de precios, siempre suele ser una opción buena tanto como regalo único o como adicional. Por eso el año pasado la caída fue inferior al resto de los rubros (-32,2%). Este año los negocios agregaron la posibilidad de la bebida con una picada, o con vasos, lo que generó una venta adicional. Un elemento que empujó la demanda fue la mayor cantidad de encuentros para almuerzos o cenas en el hogar. El ticket promedio en este rubro fue de $1.374.