El fiscal federal acusó a la ex vicepresidenta y al ex jefe de Gabinete, entre otros, por la supuesta contratación irregular de empresas publicitarias vinculadas a Cambiemos y por irregularidades la distribución de la publicidad oficial.

El fiscal federal Jorge Di Lello imputó ayer a la ex vicepresidenta Gabriela Michetti y al ex jefe de Gabinete Marcos Peña, entre otros, por presuntas irregularidades en el manejo de la publicidad oficial y por la presunta contratación irregular de empresas publicitarias vinculadas a Cambiemos durante el gobierno de Mauricio Macri.

De esta forma, el fiscal dio impulso a la denuncia presentada por la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA) para que «se investiguen distintas contrataciones que llevó adelante la Jefatura de Gabinete de Ministros en el período 2016-2019, que fueron adjudicadas sin concurso a Aura Advertising SA, La Comunidad SA, Circus BA SA y Power República SA.»

En la denuncia se acusa a Michetti, Peña y al ex secretario de Comunicación Pública del gobierno de Macri, Jorge Grecco, por supuestas «negociaciones incompatibles con la función pública, previstos en el artículo 265 del Código Penal, aunque no se descarta la posible concurrencia de otras figuras penales».

Según Di Lello, a través de un decreto de Michetti se desligó a la agencia Télam del manejo de la publicidad oficial y se traspasó esa gestión a la jefatura de Gabinete, desde donde se habría contratado de manera directa a empresas allegadas al macrismo para que produjeran material publicitario.

Para el fiscal, durante el gobierno anterior existió «una estructura montada por funcionarios nacionales para favorecer a las empresas mencionadas, mediante la utilización de la figura del ´legítimo abono´ en contrataciones de forma habitual, eludiendo las normativas administrativas en la materia y dejando a la empresa estatal Télam sin una de sus labores esenciales como era la realización de campañas publicitarias oficiales».

Según la denuncia, las empresas beneficiadas «serían las mismas que participaron en el desarrollo de las campañas publicitarias de la coalición política Cambiemos en el marco de la contienda electoral» que llevó a Macri a la Presidencia en 2015.

Asimismo, se advierte que para lograr dicha maniobra, «los funcionarios de la Jefatura de Gabinete de Ministros impulsaron la modificación del decreto 984/2009, el cual otorgaba exclusividad a Télam SE en el desarrollo de la publicidad oficial» y habrían adjudicado dichas contrataciones de modo directo, sin concurso de precios y sin permitir la competencia de otras empresas. Las contrataciones cuestionadas habrían significado la erogación de, al menos, 291.000.000 pesos provenientes del erario público.