El gremialista de Surrbac, quien fue liberado en marzo en la causa por asociación ilícita y lavado de activos, volverá a Bouwer, ahora acusado por violencia de género.

El titular del Sindicato Único de Recolectores de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac), Pascual Catrambone, fue detenido ayer tras haber sido denunciado por su pareja por violencia de género y volverá a la cárcel de Bouwer, de donde fue liberado hace poco más de un mes.

El dirigente fue imputado por lesiones leves calificadas tras ser denunciado por su pareja por agresiones y privación ilegítima de la libertad.

En ese contexto, el fiscal federal Enrique Senestrari ordenó su detención al considerar que incumplió con uno de los requisitos para mantener la libertad condicional en el marco de la causa en la que Catrambone, junto a Mauricio Saillén, está imputados por asociación ilícita y lavado de activos mediante supuestas maniobras irregularidades en el manejo de fondos.