En un video difundido en sus redes sociales, afirmó que la «obsesión« del gobierno anterior con impulsar causas en las que era señalada como jefa de asociaciones ilícitas, en realidad era una proyección de lo que hacían. Confirmó que se constituyó como querellante en la causa por supuesto espionaje ilegal desde la AFI.

La vicepresidenta Cristina Fernández afirmó ayer que «la asociación ilícita eran ellos», en referencia al gobierno de Mauricio Macri y a la causa por en la que se investiga el presunto espionaje ilegal de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

A través de un nuevo video publicado en sus redes sociales, la presidenta del Senado contó que «hace dos días -en realidad, tres- confirmé lo que siempre supe y lo que en definitiva siempre denuncié. Durante dos horas y media escuché las explicaciones del juez y de la fiscal de la causa de Lomas de Zamora, donde se descubrió una real y verdadera asociación ilícita, que -como tal- tenía como objeto la comisión de diversos delitos. ¿Cuáles? Todos los necesarios para destruir opositores».

En este sentido, destacó que allí entendió «cómo se abrió la trama más escandalosa de la que se tenga memoria en tiempos de democracia y cuya investigación recién comienza».

Y continuó: «Mientras escuchaba esas grabaciones -expuestas en el Juzgado Federal de Lomas de Zamora a cargo de Federico Villena- que hablaban de los seguimientos sobre mi persona, sobre el Instituto Patria y, también, sobre Unidad Ciudadana, aquella fuerza política que construimos en el 2017 y que fue verdaderamente punta de lanza contra todo esto, mientras veía todo eso, no podía dejar de pensar en mi hijo y en mi hija, en Máximo y en Florencia, que están acusados de formar parte de una asociación ilícita conmigo, su madre, como jefa. Qué increíble, ¿no?».

«Pensar que armaron cuatro causas judiciales en Comodoro Py por cuatro supuestas asociaciones ilícitas diferentes, en las que por supuesto, como no podía ser de otra manera, en todas me acusaban de ser la jefa», agregó Cristina.

«Ahora, después de ver todo lo que vi en Lomas de Zamora, ahora finalmente entiendo el por qué, la verdadera razón de esa obsesión con las asociaciones ilícitas. En realidad, estaban proyectando lo que ellos mismos eran y hacían: una verdadera asociación ilícita», lanzó la ex presidenta.

Además, Cristina afirmó que «párrafo aparte merece el capítulo del espionaje que desplegó el Servicio Penitenciario Federal en la cárcel de Ezeiza, algo verdaderamente impresionante».

«El lunes pasado, antes de irme del juzgado y después de todo lo que vi y escuché, decidí constituirme como querellante en esa causa. ¿Qué si tengo alguna expectativa de que se haga justicia? La verdad es que a esta altura no sabría qué contestar. Pero sí. En el fondo espero que sea así«, concluyó.

Cabe recordar que el lunes pasado, la vicepresidenta concurrió al tribunal de Lomas de Zamora acompañada por su abogado Carlos Beraldi, para interiorizarse sobre sobre los elementos reunidos por la justicia en la investigación por espionaje ilegal del que habría sido víctima durante el gobierno de Macri, junto a otros políticos, funcionarios y periodistas.

De la investigación judicial se desprende que los integrantes de la organización investigada, «cumpliendo diferentes roles estratégicos y valiéndose de su calidad de empleados públicos y agentes y/o dependientes de las Fuerzas de Seguridad y/o de la Agencia Federal de Inteligencia, habrían llevado a cabo distintas maniobras ilícitas de carácter indeterminado y realizado tareas de inteligencia y/o espionaje en infracción a la ley 25.520, en distintos periodos y abarcando diversas jurisdicciones».

En la causa se encuentran imputados Macri, el ex titular de la AFI, Gustavo Arribas; a la ex número dos de la AFI, Silvia Majdalani; al ex jefe de Gabinete de ese organismo, Darío Biorci, y a dos agentes que no fueron identificados.