El jugador del FC Barcelona y del PSG fue encontrado culpable por haber abusado sexualmente de una joven de 23 años en una discoteca en diciembre de 2022.

El futbolista brasileño Dani Alves fue condenado ayer a cuatro años y medio de prisión por haber violado a una mujer en los baños de un boliche de Barcelona. Además, se le impuso 5 años adicionales de libertad vigilada, orden de alejamiento de la víctima por 9 años y medio y el pago de una indemnización de 150.000 euros (unos 160.000 dólares).

Para el tribunal, quedó «acreditado que la víctima no consintió y que existen elementos de prueba, además del testimonio de la denunciante, para entender probada la violación».

Cabe recordar que durante el proceso, la Fiscalía solicitó una pena de nueve años, mientras que la de Alves había solicitado su absolución.

El hecho ocurrió en la noche del 30 al 31 de diciembre de 2022, en un baño de la discoteca Sutton de Barcelona, donde Dani Alves habría violado a una joven, quien actualmente sigue en tratamiento psicológico producto de las secuelas que le dejó el abuso.

Al hacer uso de la palabra, el futbolista negó que hubiera ejercido cualquier tipo de violencia y reiteró que las relaciones habían sido consentidas. «Podía salir en cualquier momento, no estaba obligada a estar allí», aseguró Alves.

Cabe remarcar que cuando ocurrieron los hechos se encontraba brevemente en Barcelona, tras regresar del Mundial de Catar.