El Jefe de Gabinete explicó que el bono de $10 mil es una medida de «emergencia» y sostuvo que, a partir de ahora, el Gobierno buscará «generar empleo e ir hacia un modelo de producción y empleo».

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó ayer que el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) se pagará por última vez en agosto porque se trata de una medida de «emergencia».

En una entrevista publicada ayer por Página/12, el funcionario destacó que «el IFE tuvo un impacto muy potente. Logramos que el Estado llegue a 9 millones de personas, con realidades muy distintas y diferentes impactos. En los sectores de más bajos recursos evitó que cayeran en la pobreza y en la indigencia» a la vez que «también hubo trabajadores independientes e informales que usaron ese recurso incluso para financiar algún microemprendimiento».

En este sentido, Cafiero sostuvo que «esto lo tenemos que ir complementando con inversión pública y generación de empleo, que viene con la reactivación económica. Quedan los problemas estructurales de la Argentina, que son los que nosotros vinimos a resolver. Generar empleo abandonando un modelo de especulación financiera e ir hacia un modelo de producción y empleo».

El IFE es un bono de 10 mil pesos que el Gobierno otorgó a unos nueve millones de argentinos que se encuentran desempleados o en la informalidad, quienes vieron paralizadas sus actividades de subsistencia durante el aislamiento social y obligatorio decretado por la pandemia de coronavirus.

Si bien en un primer momento el Gobierno había decidido que la tercera etapa del beneficio fuera abonado en las zonas que continuaban en la fase 1 de cuarentena, la semana pasada, el presidente Alberto Fernández anunció que en agosto también se incluirá a los beneficiarios de todo el territorio nacional.

De esta forma, la tercera y última cuota del IFE comenzará a abonarse durante la segunda semana de agosto.