Kicillof remarcó que la vuelta será respetando los protocolos pautados. Además, anunció la compra de 5 millones de vacunas.

El gobernador bonaerense Axel Kicillof anunció ayer la vuelta a las clases presenciales en forma gradual y respetando los protocolos pautados, al asegurar que la provincia dejó de ser zona de la “alarma epidemiológica” por el descenso de casos de coronavirus.

En conferencia de prensa, el mandatario anunció además la compra de 5 millones de vacuna.

De acuerdo con el informe del Gobierno provincial, los nuevos parámetros epidemiológicos determinaron que el conglomerado de municipios del gran Buenos Aires registra 401 casos cada cien mil habitantes.

En este sentido, el gobernador explicó que el regreso a las aulas contará con la presencia de medidores de dióxido de carbono en 33 mil establecimientos educativos para medir si en el aire puede haber elementos de contagio y regular la ventilación de los ambientes, teniendo en cuenta que se trata de meses de bajas temperaturas que requieren calefacción.

Además, anunció la implementación de un Plan de Vigilancia Epidemiológica en las Escuelas, a través de testeos aleatorios, que servirán como muestra de la situación epidemiológica en las instituciones educativas.

Kicillof dijo no interesarle «convertir la escolaridad en una disputa política sino trabajar siempre con indicadores epidemiológicos y cuidando la salud de los bonaerenses».

El Plan Jurisdiccional para el Regreso Seguro a Clases Presenciales establece también pautas para la organización institucional de las escuelas para posibilitar el distanciamiento social, la adecuada circulación de aire, la limpieza y desinfección de los establecimientos y la higiene personal.

Entre las pautas generales de cuidado, se encuentran el uso obligatorio de tapabocas para estudiantes, docentes y auxiliares; la distancia social entre estudiantes y docentes, de al menos de un metro y medio entre estudiantes y de dos metros del docente en el aula, y de otros dos metros en espacios comunes.

También contempla la higiene frecuente de manos (al menos cada 90 minutos), el control de temperatura al ingreso del establecimiento (máximo 37,4º C), la ventilación de los ambientes (al menos cada 90 minutos) y el mantenimiento de las puertas y ventanas siempre abiertas.

Por otra parte, Kicillof anunció la compra de vacunas al laboratorio chino Cansino. «Es una vacuna de una sola dosis como con una eficacia de 68,8 para evitar contagios y de 95,5% para evitar casos graves lo que demuestra que tiene mucha efectividad», sostuvo.

También anunció que, para avanzar con el plan de inmunización contra el coronavirus, habrá «vacunación libre» para los mayores de 60 años, tal como se había dispuesto en los últimos días para los mayores de 70.

«Necesitamos cuidar lo que hemos logrado. Los nueve días de restricciones fuertes han sido exitosos porque logramos reducir la curva», resaltó, aunque aclaró que la pandemia «no terminó y no se puede vivir con estos niveles de contagio».