«Nuestro objetivo es que a partir de marzo empecemos a fabricar el producto terminado, que será distribuido de manera equitativa», dijo uno de los empresarios responsables de los laboratorios que producirán el antiviral.

Hugo Sigman, dueño del Grupo Insud al que pertenece la empresa mAbxience, y Alfredo Rimoch, director general del laboratorio mexicano Liomont, que llevan adelante la producción de la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford, aseguraron ayer que las primeras dosis que se distribuirán en Latinoamérica, estarán disponibles en abril del próximo año.

Durante un webinar organizado por Hadassah Internacional denominado «Líderes por la salud y la humanidad», Sigman aseguró que «la vacuna terminará de producirse en marzo y podrá comenzar a distribuirse en abril».

«Nuestro objetivo es que a partir de marzo empecemos a fabricar el producto terminado, que será distribuido de manera equitativa de acuerdo a la iniciativa de los gobiernos de Latinoamérica y el Caribe», dijo Rimoch a la vez que destacó que «de la última etapa de venta y distribución se hará cargo AstraZeneca», la farmacéutica sueco-inglesa que fabrica la vacuna de Oxford.

«Cuando la Fundación Slim y la compañía AstraZeneca nos convocaron, nos propusieron que la vacuna salga casi simultáneamente con el resto del mundo, ya que si no se fabricaba en Latinoamérica y seguramente iba a llegar con seis, ocho o hasta 12 meses después de haber salido en otras partes del mundo», explicó Sigman.

«Estamos trabajando bajo objetivos muy rígidos, muy intensos, de organización en cuanto a preparar la infraestructura de las plantas para echar a andar la transferencia de tecnología que será organizada desde la compañía AstraZeneca hacia nosotros y arrancar este proceso sin saltar ninguna etapa», sostuvo el director del laboratorio mexicano.

«Nosotros no vamos a vender la vacuna, la va a vender AstraZeneca mientras dure la pandemia a este precio alrededor de 4 dólares- y sólo a Gobiernos. No se va a vender la vacuna a privados», afirmó Sigman.

Asimismo, señaló que «mAbxience se comprometió con AstraZeneca a elaborar un mínimo de 150 millones y un máximo de 250 millones de dosis que se distribuirán en toda América Latina, a excepción de Brasil que tiene un convenio particular».

«Los gobiernos van a vacunar primero a las personas de riesgo: adultos mayores, personal de salud, personas con otras enfermedades y el compromiso que está asumiendo AstraZeneca con todos los gobiernos es cubrir por lo menos el 20% de las necesidades que tienen los países, que es lo que va a permitir cubrir a esta población de mayor riesgo», añadió.

Sigman dijo que «para adultos mayores lo más probable es que sean necesarias dos dosis, ya que el estudio de fase 2 mostró que con una dosis la cobertura era menor que con dos» y explicó que «si se llegara a dar la vacunación en niños, es probable que sólo sea necesaria una dosis«.

Finalmente, Sigman definió como «epopeya colectiva» al consorcio «conformado por la Fundación Slim, que asume el mayor riesgo económico, la compañía AstraZeneca y la Universidad de Oxford que desarrollaron la vacuna y también a nosotros, mAbxience, que producirá la sustancia activa de la vacuna, y al laboratorio mexicano Liomont que la envasará».

«Esperamos que se apruebe pronto y que nuestras compañías sean capaces de ejecutarla en tiempo y en forma y que esté rápida y de buena calidad para estar accesible a todos los que la necesiten», concluyó.